Jesús Botaro  Tlf 0034 656160954  

Destacado

Colaboración

Prohibida la reproduccin total o parcial de las fotografias tanto como su distribucion, comunicacion publica y transformacion sin autorizacin del autor.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.  ( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual  Intellectual Property Law)       
                     

Copyright © Jesus Botaro                       

Ensayo Fotográfico, qué es y cómo se hace

Conocido por su riguroso método a la hora de trabajar y su obsesión por la perfección, Eugene Smith fue un fotógrafo conocido por ser uno de los padres del reportaje gráfico. Se especializó en lo que luego caracterizó su modo de trabajo, el llamado ensayo fotográfico.

Tendemos ver a la fotografía como un arte de un momento, en el que inmortalizamos un instante particular y el resto de la historia se intuye. Dependiendo del espectador, de su perspectiva, la tuya y tu composición, vamos a tener la oportunidad de contar una historia a partir de elementos colocados de cierta forma a lo largo del encuadre.

¿Qué es un ensayo fotográfico?

Se trata de tomar fotografías que lleven el hilo de una historia. Estas deben seguir algún tipo de secuencia y aunque la más común es la secuencia cronológica, pueden utilizarse otros tipos. Por supuesto, diferentes tipos de hilos generarán diferentes tipos de reacciones y percepciones por parte de los espectadores.

El ensayo fotográfico es una herramienta perfecta para contar una idea o una historia. Al igual que en una fotografía narrativa, esta puede incluir descripciones bajo cada imagen para definir una acción, emoción o pensamiento de lo que se está viendo. Los ensayos sin escrito tienden a requerir más contemplación, por lo que hay que tomar esto en cuenta.

Consejos para realizar un ensayo fotográfico

1.Elige un buen tema. La elección del tema de un ensayo fotográfico es básicamente la primera dificultad del mismo. No solo porque es lo más importante a rescatar en el ensayo, sino también porque hay muchos elementos que debemos tomar en cuenta antes de elegirlo. Por ejemplo, una recomendación general para realizar un ensayo fotográfico es seleccionar un concepto que sea accesible. Si bien no tienes muchas herramientas o recursos económicos a tu disposición, lo mejor será elegir un tema más sencillo o llevarlo a un contexto al que puedas acceder.

Un ensayo fotográfico también puede ser realizable sin un concepto dramático. Todo dependerá de tus intereses y pasiones. Algunos temas sencillos y accesibles son: la ciudad, el ritmo, el color, la textura y la sombra. Ahora si vas a hacer ensayos fotográficos más profundos, puedes irte a emociones como la alegría, el miedo, la tristeza, entre otros.

2.Elegir protagonistas adecuadamente. Uno de los elementos importantes a considerar dentro del ensayo fotográfico es nuestra elección de los protagonistas. En primera instancia, puedes hacer un ensayo sin la necesidad de involucrar personas en él e igualmente transmitir un mensaje importante: la presencia de los humanos no tiene nada que ver con cuán profunda pueda ser una idea o cuán agradable pueda resultar la secuencia de fotografías.

Ten en cuenta que la elección de los protagonistas también interviene en el tiempo invertido para hacer el ensayo fotográfico. Aunque la idea es que no te apresures ni te limites a hacer tonterías con la cámara, también hay que pensar en lo que va a costarnos demorarnos mucho tiempo para incluir a un modelo en los encuadres. Es decir, puede que nos estén prestando los equipos o puede que los estemos alquilando, y de igual forma representa una inversión.

Otra cosa que siempre debemos tomar en cuenta, independientemente de que estemos haciendo fotografía narrativa o una fotografía “normal”, es que la dirección de los protagonistas es importante. Trata de no hacerlos sentir intimidados y sobre todo, ten mucha paciencia.

3.Cantidad de fotografías. Tendemos a dejar para lo último el hecho de que tenemos que planificar cuántas fotografías integrarán nuestro ensayo fotográfico. Lo mejor es ser flexible respecto a la cantidad de fotografías, pero aun así generar un aproximado antes de ir a la sesión fotográfica. Generalmente, con 4 o 6 fotografías es suficiente, pero puede que en el momento de fabricar el ensayo, sobre todo si se hace todo en un solo set, el número de fotografías calculadas aumente.

Lo que sí es importante es que planifiquemos y hagamos, si es posible, una especie de “story board” del ensayo fotográfico. Me refiero a una serie de dibujitos en donde ubiquemos la posición de los elementos compositivos y definamos la secuencia de cada encuadre.

4.Planificación de las herramientas fotográficas. Generalmente nos hacemos la idea de toda la composición, de la temática y demás, pero olvidamos planificar todas las herramientas que tendremos que utilizar. Considera por ejemplo, que si vas a hacer fotografías de noche o en lugares nocturnos, vas a necesitar un trípode o al menos una base para estabilizar la cámara. También ten en cuenta que si vas a trabajar en un estudio, tendrás que calcular la cantidad y la naturaleza de modificadores de luz.

5.La edición es importante. No es un secreto que la gran mayoría de los fotógrafos hoy en día utilizan herramientas de edición, bien sea en el mismo equipo al momento de la toma o en un proceso de post edición en un computador (y la mayoría de las veces, se establecen los dos tipos de edición para una sola oportunidad). En el ensayo fotográfico, la edición es una pieza fundamental porque es la que te permitirá generar ciertos efectos. Por ejemplo, si estás hablando de la soledad o de la tristeza, puedes emplear una edición posterior para pasar las fotografías (o parte de ellas) a monocromo.

No obstante, debemos tener cuidado al utilizar estas herramientas ya que no debemos abusar hasta que las fotografías parezcan tener un millón de filtros de Instagram. Utiliza el balance de blancos para generar calidez o frialdad de colores; también haz uso de la velocidad de obturación para otorgarle movimientos dramáticos (o para evitarlos) en los motivos de composición móviles. Las posibilidades son infinitas, pero úsalas con cautela.

En conclusión…

Los ensayos fotográficos dan riendas a tu creatividad, ya que puedes expresar mucho más que un encuadre, una secuencia de fotografías que delimite una emoción o acción más compleja. Si todavía no te emociona la idea, intenta hacerlo a modo de práctica. El ensayo fotográfico te enseña a delimitar las acciones en los encuadres y a componer de forma significativa para mostrar una historia.

Si tienes una idea o interés particular, prueba a desarrollarlo en fotografía. La mejor manera de comprobar que has tenido éxito en cuanto a la composición de cada encuadre y a la secuencia general, es colocándole nombre. De esta forma, lograrás conceptualizar mejor y los espectadores entenderán mejor tu punto de vista respecto al tema.

En adición a esto, debes recordar que la clave para hacer un buen ensayo fotográfico es la paciencia y la planificación.

Te dejo un video donde puedes ver u nesayo fotografico en modo Fotolibro: